Inicio Escandalo Presentaron un informe sobre abusos a menores en la Iglesia de Alemania...

Presentaron un informe sobre abusos a menores en la Iglesia de Alemania que involucra al papa emérito Benedicto XVI

96
0

Un bufete de abogados realizó una investigación sobre una arquidiócesis alemana. El trabajo incluye un análisis sobre el mandato del entonces Cardenal Joseph Ratzinger

El papa emérito Benedicto XVI, durante una audiencia en la plaza San Pedro cuando aún ejercía como Sumo Pontífice (Alessandra Benedetti/Corbis via Getty Images)

Después del duro informe sobre pedocriminalidad en la Iglesia francesa, esta vez una investigación sobre abuso de menores recae sobre religiosos alemanes. El bufete de abogados Westpfahl Spilker Wastl (WSW) presentó su tan esperado documento sobre cómo los responsables de la iglesia ocultaron casos de violencia sexual en la archidiócesis de Munich y Freising.

La importancia de los hechos tiene además como agregado particular, en el informe de unas 1.000 páginas, las respuestas del Papa Emérito Benedicto XVI. En 82 páginas contestó a las preguntas de los abogados, dijo la semana pasada su secretario privado, el arzobispo Georg Gänswein, al periódico aleman Bild . “Él da la bienvenida al procesamiento en Munich y la publicación del informe”, explicó Gänswein. El destino de las víctimas de abuso fue “muy sentido” para él.

Los volúmenes del informe del bufete de abogados presentado este jueves en Alemania (Sven Hoppe/Pool via REUTERS)Los volúmenes del informe del bufete de abogados presentado este jueves en Alemania (Sven Hoppe/Pool via REUTERS)

El informe le atribuye al Papa Emérito no haber actuado al menos en cuatro casos conocidos ocurridos bajo su jerarquía, pero destaca que Joseph Ratzinger ha rebatido “contundentemente” estas acusaciones. Sin embargo, los responsables del informe consideran “poco creíbles” la reacción del religioso que estaba a cargo de la arquidiócesis en el momento en que se cometieron los abusos.

En dos de los casos investigados, los crímenes fueron presuntamente cometidos por dos clérigos que prestaban asistencia espiritual y contra los cuales no se actuó en absoluto. Los abogados sostienen que por parte de Ratzinger no hubo “ningún interés reconocible” en actuar frente a ellos.

Asimismo, se muestran convencidos de que Ratzinger tuvo conocimiento del caso del párroco identificado como Peter H., quien en 1980 fue trasladado del obispado de Essen al de Múnich tras haber sido acusado de pedófilo y que en su nuevo destino siguió cometiendo abusos.

Los abogados consideraron, una vez más, “poco creíble” la afirmación de Ratzinger de que no estuvo presente en la reunión en la que se decidió ese traslado.

Ulrich Wastl, uno de ellos, aseguró que Ratzinger tenía “que haber conocido los acontecimientos” y que “muy probablemente” sabía qué pasaba en la arquidiócesis.

Una investigación sobre 74 años

En la mira de esta pericia de la oficina de abogados de Múnich, se apuntaba a identificar casos de agresión sexual contra niños entre 1945 y 2019 en la arquidiócesis de Múnich y Freising. Los autores también buscaron señalar la responsabilidad de los eclesiásticos que habrían ocultado estos ataques, permitiendo así que se reprodujeran durante décadas.

Entre los altos dignatarios de la Iglesia cuestionados se encuentran el actual cardenal Reinhard Marx, representante del informe, su antecesor Friedrich Wetter, y Joseph Ratzinger, futuro papa Benedicto XVI, quien lo dirigió entre 1977 y 1982.

Martin Pusch, abogado de la firma Westpfahl Spilker Wastl (AFP)Martin Pusch, abogado de la firma Westpfahl Spilker Wastl (AFP)

Aunque este mandato fue breve, durante ese tiempo se llevó a cabo el traslado del sacerdote Peter Hullermann de Essen a Munich. Según un decreto interno del tribunal eclesiástico de Múnich de 2016, que pudo acceder el diario Süddeutsche Zeitung , se menciona que este clérigo abusó de niños en su diócesis de origen, luego fue trasladado a la archidiócesis de Múnich con fines terapéuticos, donde volvió a cometer agresiones y también fue condenado penalmente.

De acuerdo a los documentos, el sacerdote nuevamente trasladado a otra ciudad bávara donde ofició como sacerdote durante veinte años, y luego habría reincidido. En 2010, bajo el pontificado de Benedicto XVI, finalmente se vio obligado a jubilarse. Ese mismo año, comenzaron a revelarse las primeras acusaciones por pedocriminalidad en la Iglesia católica de Alemania.

Marion Westpfahl, una de las responsables de la firma de abogados Westpfahl Spilker Wastl (AFP)Marion Westpfahl, una de las responsables de la firma de abogados Westpfahl Spilker Wastl (AFP)

Con este material la fiscalia de Munich adelanto el pedido de medidas. En agosto del año pasado, los abogados le proporcionó material sobre 41 casos en los que los expertos creían que había habido mala conducta por parte de los funcionarios de la iglesia. Así lo explicó la fiscalía a petición de la prensa alemana.

El pontífice emérito de 94 años, que vive recluido en el Vaticano desde su renuncia en 2013, envió a los abogados un detallado documento sobre el tema, cuyo contenido se espera tenga muchas confirmaciones. El grupo reformador de laicos y teólogos “Wir sind Kirche”, ha manifestado que espera “una admisión por parte de Ratzinger de haber sido personalmente y a través de su cargo cómplice del sufrimiento de muchos jóvenes (…) sería una necesaria señal de humildad, además de un ejemplo para muchos obispos y líderes”

Originalmente, se esperaba que el informe se publicara en el verano de 2021, aunque los letrados pidieron un aplazamiento debido al hallazgos de nuevos datos que debían verificarse.

El informe se presentará este jueves en la Casa de la Economía Bávara en Múnich, momento en el cual toda la información será publica. Por su parte, la archidiócesis de Múnich y Freising ha invitado a una rueda de prensa la próxima semana para tomar posición “tras un primer examen”.

La investigación de Munich constituye un hito en el esclarecimiento de los actos de abuso que afectan a la iglesia católica en todo el mundo, en especial luego de los documentos revelados en Francia, que detallaron 216 mil casos contra menores.

En Alemania el catolicismo sigue siendo la primera religión que se practica aunque sus fieles han disminuido: pasaron a 22,2 millones en 2020, una reducción de 400.000 respecto a 2019 y de 2,5 millones respecto a 2010. Hace cuatro años, un informe detalló que unos 3.677 niños habían sido abusados sexualmente desde 1946 por más de 1000 clérigos alemanes, detalla el diario francés Le Figaro. Según el mismo medio, “la mayoría nunca han sido sancionados”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here